Anímate a mirar a los ojos a los números de tu empresa

mira-a-los-ojos-a-tu-empresa

Un amigo mío, especialista en finanzas para pymes, empleó una vez esta frase y me quedo grabada como una gran verdad en mi retina. Los empresarios pymes y emprendedores deben aprender a mirar a los ojos a los números de su empresa, o serán parte de la estadística de los miles que venden mucho y no saben cuánto ganan.

Cuando uno mira a los ojos a alguien, se sincera, puede ver muchas veces lo que hay detrás de las palabras y llegar en algunos casos incluso al corazón. En este caso, saliendo de lo poético, cuando miras a los ojos a tus números, estás sincerando tu situación, llegando al corazón de tu negocio y posicionándote en el lugar indicado para la toma de decisiones más indicada.

Según un estudio que realizamos sobre unas 1000 pymes aproximadamente que pasaron por nuestras charlas el ultimo año, el 90% no sabe cuánta gana. Y otros muchos no saben ni siquiera si ganan. Pero como abren la caja y los billetes están todos los días, pareciera que la cosa funciona sobre rieles, y no siempre es así. Caja no asegura rentabilidad. Como venta, no asegura ganancia.

Por eso en esta breve nota, te desafío a repensar los números de tu empresa, a mirarlos a los ojos, y a entender que el corazón de tu negocio late al ritmo de esa relación entre lo económico y lo financiero. Entre lo que generas y lo que necesitas para generar. Ya que el uno es el motor de tu negocio y el otro el soporte. Los resultados de tu empresa es lo que importa. Todo debe medirse en función del aporte último que hacen a estos resultados. Ese famoso numerito final, que te queda después que a las ventas, le sacaste tus costos, los gastos, lo que pediste prestado para financiarte, lo que gastaste a título personal y no registraste, y demás.

En las formaciones de empresarios de este sector, siempre realizo esta pregunta acerca de los números de su empresa, y que me digan cuanto ganan. No por querer contarles las costillas, sino para enfocarlos en aquellos indicadores de gestión que muchas veces reemplazan por el que más les gusta que es facturación o ventas.

 

Por eso te invito a que pienses un momento, si hicieras un corte hoy, y sumaras las cuentas por cobrar y las cuentas por pagar, y consolidaras el resultado, qué signo tendría ese número. Podría ser un punto de partida para un nuevo comienzo más inteligente en la gestión de tu negocio.

No me digas cuánto vendes, decime cuánto ganas” les comento una y otra vez. Entonces cuando conoces tus números, y te atreviste a sacarlos de debajo de la alfombra de tu oficina, ponerlos sobre tu escritorio, y mirarlo de frente a los ojos, entonces estas en condiciones de armar la mejor estrategia que creas para tu situación comercial actual.

Termino diciéndote que no midas tu negocio porque pudiste cambiar más veces el auto, o viajar más al exterior, o por las cosas que pudiste consumir que nada tienen que ver con el corazón del mismo, sino por las utilidades que generaste en el último año. Te invito entonces, a que hagas una revisión de cada ítem de tu negocio. Empieza por las ventas, pasa por los costos, revisa tus gastos, (tal vez encuentres que hay algunos que están excedidos) y arma acciones estratégicas para cada uno. Recuerda revisar tus productos, tus personas y tus procesos.

Anímate! Sincera la situación. Tal vez, quien te dice, la próxima vez que mires a los ojos a tu negocio, puedas responder a la pregunta ¿Cuánto ganas?…y ver un resultado altamente positivo.

¡ Mira estos artículos !

Matías Franco on FacebookMatías Franco on Instagram
Matías Franco
Fundador de Tienda 54dos
Autor del Libro "El Poder de una Idea"
Director de la Escuela de Negocios 54dos ONLINE para emprendedores
Consultor de Negocios
Speaker

Deja un comentario