Fondo de emergencias, un regalo para mi amigo Murphy

fondo-de-emergencias

Fondo de emergencias = Regalo para mi amigo Murphy

He de confesar que me ha costado mucho hacerme a la idea de tener un fondo de emergencias.

Es sabido que tener ahorros es algo bueno y que nos hace vivir un poco más relajados, al menos financieramente. Yo siempre he sido ahorradora, lo que también soy es muy optimista y la idea de ahorrar para cosas negativas nunca me ha gustado.

Justamente por eso, cuando el señor Murphy se acordaba de nosotros , no nos pillaba del todo desprevenidos, porque ahorros teníamos, lo que nos dejaba muy desmotivados ya que esos ahorros que habíamos juntado para comprar algo que nos hacia ilusión se desvanecían delante de nuestros ojos y pasaban a manos del dentista o del mecánico.

Además como Murphy se lo tiene todo muy  bien calculado, justo se aparecía cuando estábamos a punto de conseguir lo que queríamos.

 

Otra vez al punto de partida.

Y cada vez decía, “esta vez sí, voy a empezar a apartar algo de dinero para imprevistos y a juntar un fondo de emergencias” y otra vez, nos motivaba más ahorrar para darnos algún “gustito” que para pagar un probable arreglo del coche que tal vez nunca ocurriera.

¡Qué ilusa! pero si siempre ocurre. Si no es una cosa es otra, si no es el coche es la nevera, o el dentista o un viaje de emergencia que tienes que hacer, y siempre en el peor momento.

Al final muy a regañadientes empezamos a armar nuestro fondo de emergencias, que estaba muuuuuuy lejos de ser un fondo decente, pero al menos había algo, peor es nada ¿no?

La verdadera motivación llegó el día, que por improbable que parecía un par de años atrás, se rompió el coche.

Si bien es un hecho nada deseable, esta vez fue diferente, solo tuvimos que sacar el dinero del fondo de emergencias y pagar el arreglo, así de simple. Nuestras finanzas de ese mes no se vieron afectadas en lo más mínimo.

Por suerte la visita de Murphy fue breve en esa ocasión porque con el mini-fondo que habíamos juntado sólo nos alcanzó para ese arreglo, es más, creo que no alcanzó para el arreglo completo, tuvimos que poner un poquito más de dinero, pero muy poco. De haber tenido otro imprevisto más ya hubiéramos tenido que saquear nuestros ahorros.

 

Cómo crear un fondo de emergencias

cuanto-debo-ahorrar

Lo primero que debes hacer antes de empezar a crear tu fondo de emergencias es determinar qué es una emergencia.

Si, si, seguro que ahora lo ves muy claro, pero cuando tengas algo de dinero guardado te empezará a quemar en los bolsillos y ese fin de semana en la playa va a empezar a verse como una emergencia, “es que estoy muy estresado… si no descanso no rindo… me lo merezco…”

Lo bueno es que eres un adulto y eso significa que puedes crear tus propias reglas.

Ahora que no tienes un céntimo ahorrado en tu fondo de emergencias y tienes claro que un fin de semana en la playa no entra dentro de la categoría emergencias, es momento de sentarte a apuntar qué es realmente una emergencia para ti y qué no lo es.

Eso lo tienes que determinar tú.

Es tu dinero, son tus reglas. Solo procura cumplirlas y no engañarte a ti mismo.

 

Primero lo primero

El fondo de emergencias entra dentro de la categoría de ahorros, es dinero que junto hoy para gastar mañana, y como todos los ahorros, debo separarlos a principio de mes.

A la hora de hacer el presupuesto, voy a determinar la cantidad que ahorraré y el importe exacto que destinaré al fondo de emergencias.

En el libro “Finanzas personales en prácticos sobrecitos” puedes encontrar más detalles sobre las diferencias que hay entre ahorrar para prevenir y ahorrar para disfrutar, y los aspectos a tener en cuenta en ambos tipos de ahorro, pero una de las cosas más importantes es que separes ese dinero a principio de mes.

 

Cuál es el importe ideal

Plantéate tu meta. ¿Cuánto dinero debes ahorrar?

Depende.  Depende de tu situación familiar, del país en el que vivas, si tienes seguro de desempleo, por lo general la mayoría de expertos recomienda tener entre 3 y 6 meses de sueldo cubiertos.

Si no tienes paro para cobrar, tienes una familia que mantener y está muy difícil conseguir trabajo, 6 meses de sueldo me parecen muy pocos, porque si pierdes el trabajo tienes muy poco margen para reorganizar tu vida.

Si eres soltero, vives con tus padres y tienes dos años de paro para cobrar, con tres meses  es mucho más que suficiente.  Al igual que antes, eres tú quien debe determinar la cifra con la que te sientas seguro.

Este es el único momento en el que pensar en negativo va a ser algo  positivo.

Una vez que hayas llegado a la cifra que hayas decidido, puedes dejar de aportar dinero al fondo de emergencias y empezar a ahorrar para esas cosas que tanto te gustan.

 

Qué hacer cuando llegue Murphy

ley-de-murphy

A la hora de usarlo, primero que nada, revisa lo que has apuntado antes de empezar, ese listado de lo que entra dentro de la categoría emergencias. Verás que ya no te parecerá tan obvia esa lista.

Una vez que has verificado que realmente tienes una emergencia, disfruta del placer de solucionar un problema sin tener que preocuparte por el dinero, eso te dará la motivación suficiente que necesitarás para seguir ahorrando.

Una vez solucionado el problema, tu prioridad debe ser reponer el dinero lo antes posible. Recuerda que Murphy es de los que les gusta llegar sin avisar.

Si te animas, comparte tu progreso. ¿Cómo está tu fondo de emergencias? ¿Preparado para una visita de Murphy

¡Éxitos!

Alita

¡ Mira estos artículos !

Alejandra P. Rodríguez on FacebookAlejandra P. Rodríguez on InstagramAlejandra P. Rodríguez on PinterestAlejandra P. Rodríguez on TwitterAlejandra P. Rodríguez on Youtube
Alejandra P. Rodríguez
Creadora de Raitit.es y autora del libro "Finanzas personales en prácticos sobrecitos” y la agenda financiera "Bitácora financiera Raitit"

Un comentario

Deja un comentario