La fórmula más simple de la riqueza

formula-de-la-riqueza

Simplifiquemos al máximo la fórmula de la riqueza. Para alcanzar la tranquilidad y libertad financiera no es necesario bosquejar algoritmos complicados ni hay que ser un genio. Es más bien un proceso sencillo. Lo primero que debes entender es que, para llegar a la riqueza, existen sólo tres pasos. No más. No busques por otro lado. El primero es hacer dinero (generar ingreso), el segundo es ahorrar dinero para contar con capital para invertir y, el tercero, multiplicar el dinero a través del apalancamiento. Ahora, descompongamos cada uno de los factores que resultan en riqueza.

 

Hacer dinero

Suena sencillo y pensarás: claro, debo ganar mucho para ser rico. No. El secreto no es generar grandes cantidades de dinero, sino más bien que tus ingresos crezcan consistentemente año con año. ¿Qué tanto? Grábate esto: duplica tus ingresos cada año. Como seguro ya habrás imaginado, será difícil que lo logres siendo empleado, porque no vas a pedir un aumento cada doce meses, y menos un aumento del doble de tu sueldo. Por lo tanto, es necesario pensar en negocios que te permitan duplicar lo que ganas. Incluso si el ingreso inicial es mil dólares anuales.

 

Ahorrar dinero

Aquí tropieza la mayor parte de la gente, en parte por no saber administrarlo o gastar de más (de hecho, he hablado ya de la forma en que la vida cara que tienen algunas personas las limita, esos compromisos financieros que no están preparados para asumir y sobre lo que escribiré después). A pesar de lo anterior, es necesario que ahorres el 50% del dinero, que sea una utilidad sobrante destinada a ‘trabajar’ para ti, no importa si ese porcentaje es de uno, cien o mil dólares, ese dinero debe moverse, que no se quede en tus manos porque ahí se quema.

 

Multiplicar el dinero

A través de inversiones activas o pasivas, te vas a encargar de obtener un 20% de rendimiento anual de todo el dinero que hayas apartado para este fin. Recuerda que este ingreso, destinado a la inversión, debe arriesgarse, para eso es, para multiplicar, algo que siempre acarrea un riesgo. Sabes que no quieres perderlo, pero al menos sabes que es una posibilidad. El que no arriesga, no gana.

 

 

Si logras seguir y combinar estos tres simples pasos, que llamo mi regla del 100/50/20, y empezaste con mil dólares anuales de ingreso, luego de diez años estarás recibiendo de ingreso más de medio millón de dólares y, además, intereses de más de cien mil dólares, producto de tus inversiones.

 

Ese camino tan sencillo te puede llevar de donde estás hoy a una vida en la que disfrutes de tranquilidad y libertad financiera absoluta. No te confundas y piensa en los tres números: 100/50/20. Recuerda la construcción de la riqueza, aunque suena un imposible, es una tontería sencilla, lograble. Esa esa la palabra: lograble.

Si quieres saber más sobre cómo llegar a la cima de la riqueza, sígueme en:

Facebook: @c4rlosmunoz

Instagram: @c4rlosmunoz

YouTube: @c4rlosmunoz

¡ Mira estos artículos !

Carlos Muñoz on FacebookCarlos Muñoz on InstagramCarlos Muñoz on Youtube
Carlos Muñoz
C4rlos Muñoz es un emprendedor latinoamericano. Codirige Grupo 4S, empresa internacional de conceptualización de proyectos inmobiliarios. Su nombre suena ya no solo como una de las voces más influyentes dentro del real estate, sino como uno de los emprendedores con mayor proyección en el continente. Carlos divide su tiempo entre países como abanderado de Grupo 4S y como conferencista y mentor de emprendedores latinoamericanos.

Deja un comentario